InicioOpiniónFresnillo no es Zacatecas ¿Les disgusta la sentencia?

Fresnillo no es Zacatecas ¿Les disgusta la sentencia?

Por Julio Armas

El 18 de mayo de 2016 se presumía con bombo, platillo, caldo de rata y asado de boda que el candidote de la alianza PRI-Nueva Transa y la franquicia más productiva de los últimos años, el Partido Verde; firmaba un contrato con Fresnillo (se sigue desconociendo si con el convenio de ambas partes era signado por el Cronista de la Ciudad, por “Joché” en su calidad de personaje más conocido en El Mineral o por algún representante de la crema y nata de la sociedad fresnillense), pero lo cierto es que de esa famosa-tramposa treta electoral seguirá durmiendo el sueño no de los justos, sino de los injustos ante el ya constante trato que se le da “al motor de la economía en la entidad”.

Veamos.

Las propuestas con análisis serios y proyecciones financieras viales (Alex Tello, dixit) incluían desde monumental obra pública, reforzamiento de seguridad pública, mejoramiento de universidades públicas y un largo etcétera.

El primer punto prometía una Movilidad Urbana con nuevas y modernas vialidades y eso incluía al Boulevard Balcones, el Boulevard Universitario (desde el Tec de Fresnillo hasta la UAF) Y LA Calzada del Peregrino. Hasta aquí, uno de tres.

El segundo punto señalaba que se construiría un Parque Industrial que atraería a por lo menos cinco empresas en el quinquenio, ¿nos sentamos a esperar o le echamos la culpa a la pandemia?

Tercero, construcción de un Parque Agroindustrial. No decía dónde, cuándo, de a cómo y porqué y como eso no se especificó, pues tampoco se cumplió.

Cuarta promesa seria, construcción de un Centro Acuático en las instalaciones de la Unidad Deportiva Solidaridad. ¿Habría sabido el contador público dónde estaba ubicado ese lugar? ¿sabría que la promesa sonaba más a timo que a tino?

Quinta proyección electorera, que no electoral. Fortalecimiento de todas las universidades públicas. Ni hubo inversión, ni cercanía con las instituciones, sí desprecio por todo lo que oliera a Fresnillo. ¿Cuántos rectores y directores pasaron por la UPZ y el Tecnológico de Fresnillo? ¿Les preguntamos a los estudiantes (la mayoría originarios de comunidades que invierten tiempo y dinero en sus traslados) si hubo tal “fortalecimiento”?

Sexta mentira. Consolidación de un Fresnillo (así, con mayúscula) con mejores vías de comunicación que prometía ampliaciones y construcciones de carreteras en Estación San José, Bañón o los tramos de Fresnillo a Jerez y a Valparaíso. ¿Usted le dice a Tello o que siga creyendo que sí lo hizo? Basta circular por la Fresnillo-Zacatecas para confirmar dicha “consolidación” (así, con minúscula).

Séptima promesa. Programa Estratégico de Renovación del Parque Vehicular del Transporte Público en Fresnillo… ah y sus comunidades. No vale la pena gastar en palabras lo que los hechos nunca hicieron. Ni hay más unidades y siguen siendo las mismas carcachas contaminantes que eso sí, han reducido sus horarios de servicio. La pregunta es ¿cómo medimos ese cumplimiento que ni en la capital pudieron modificar?

Alejandro Tello en Fresnillo.

Ocho de Pinocho. Inversión sin precedente en obras de drenaje. Mejor así la dejamos.

Novena mentira. Construcción del Relleno Sanitario y Clausura total del actual tiradero municipal. Ni hay tal clausura, ni hay tal construcción, ni hubo NUNCA intención de que la basura fuera tratada (¿sería por ello que sus funcionarios casi no iban a Fresnillo?).

Décima y pésima. Rescate y Reestructuración paulatina del Sistema Operador del Agua Potable. Si Milpillas fue escenario de pillajes, enriquecimientos y pésimas actuaciones de sus funcionarios y era la “Gran Obra” del quinquenio, imagine esa intervención del gobierno estatal en un municipio al que se abandonó por temor, dijéramos elegantemente, a la fuerza minera.

Otros coyotitos que se le vinieron a la mente en el camino y no estuvieron en el gráfico firmado con sencillas plumas BIC. Construcción de la Casa del Maestro Jubilado, Instalación de Cámaras de Videovigilancia y hasta semáforos inteligentes (¡válgame!) y hasta la ocurrencia de “despachar” por lo menos un día a la semana desde Fresnillo en una oficina, que por cierto cerraron desde hace meses.

La última, mientras este fin de semana se despreciaban las vacunas a adultos mayores en Guadalupe, en El Mineral ni luces si quiera de saber cuándo serán tomados en cuenta para la aplicación (como dicen los reporteros, del biológico).

Lo escrito al inicio del texto. Fresnillo no es Zacatecas.

- Norma Castorena -

MÁS LEÍDAS